La Observación.

 


Episodio 2. 

La observación.

 

Igual que no sabemos al principio que vivimos en el caos hay otra cosa que no sabemos: observar. Creemos que observar es mirar con los ojos del cuerpo, pero eso en realidad le daremos otra palabra aquí: percibir formas con significado. 

Observar es mucho más profundo en el contexto del que vamos a hablar aquí. 

 

Como te he indicado este blog incluirá en cada uno de sus episodios ejercicios para que los vayas haciendo tal y como se van describiendo, para que el blog cumpla su función es importante la realización de estos ejercicios, así como la lectura del texto, también te recomiendo hacer los ejercicios de nuevo una vez lo hayas experimentado todo, ya que cada vez que los hagas será más profundo y además lo sentirás siempre nuevo para ti. Hasta que un día no será necesario que lo repitas porque simplemente ya estarás viviendo desde una nueva experiencia y lo que ahora son ejercicios aparentemente guiados externamente se habrá convertido en esa nueva forma de vivir, que en tu interior es alegre y pacifica siempre. Te recuerdo esto por si en algún momento crees que la realización de estas prácticas es absurda o no tiene sentido, o que tú ya no necesitas hacer esto ahora… si hay resistencias, es que lo necesitas. Recuerda, yo pasé por lo mismo que tú ahora estás pasando, por eso puedo guiarte.

 

¿Qué es entonces observar en el contexto de este blog?

Observar aquí es mirar prescindiendo de la interpretación de las formas, es decir mirar saltándome la percepción interpretativa de la mente. 

Al mirar lo haremos a la forma del objeto, pero prescindiendo del significado tanto verbal como emocional que le hayas dado.

 

Elije una habitación de tu casa, la que quieras y empezaremos un ejercicio que luego podrás hacerlo con otras estancias.

Siéntate en una silla en el centro de esa habitación.

No toques nada del espacio, tal y como esa habitación esté ahora mismo es perfecto para empezar nuestro ejercicio. Puedes tener junto a ti una libreta para anotar lo que surja durante o después del ejercicio.

 

Cierra un momento los ojos y luego ábrelos y muy lentamente observa la estancia, los colores, las formas, los objetos que hay, la parte de tu cuerpo que ves sentado en la silla, el suelo, las paredes, el techo, simplemente obsérvalo míralo sin nombrarlo, sin analizarlo, sin pensarlo, no es nada concreto; solo es forma. Abre tu mirada y tu sentimiento interno a incluir todo lo que hay en esa estancia como si no fueran objetos separados entre sí sino una relación infinita de todos los objetos con los demás, en un fluido invisible que en realidad lo une todo (puedes imaginarlo como el océano y todo que en su interior está rodeado por el agua que lo contiene) en ese fluido invisible están  incluidas las paredes, el techo y tu cuerpo… todo. No analices ni pretendas cambiar nada de lugar, solo estás observando. Hazlo durante unos minutos y luego cuando sientas que está completado cierra los ojos.

 

Aquí van a salir los significados que no has podido saltarte, vamos a observarlos también. 

Solo observa tus pensamientos, con el recuerdo de la visión de la estancia, surgirán muchos pensamientos, simplemente obsérvalos, déjate en esa observación calmada y si ves que te estás tensando o que hay muchos pensamientos de análisis y juicio al respecto, ya sea sobre la habitación o sobre este ejercicio, puedes parar, coger tu libreta y simplemente anotarlos. Si tu mente está calmada, al cabo de un tiempo también anotarás en la libreta lo que surja en forma de pensamientos interpretativos de este ejercicio.

Aparecerás juicios o sentimientos, no importa, no los negamos, ahora es el momento de anotarlos.

Una vez termines de anotar todo lo que surja, haz estas preguntas.

 

¿Que creo que he visto?

¿Qué significado tiene lo que he visto para mí?

¿Necesito todo lo que tengo en esta habitación o puedo prescindir de algo?

¿Si no lo necesito, puede ser útil para alguien más? Es decir, ¿puedo regalarlo, cambiarlo o venderlo?, o simplemente deshacerme de ello, pues creo que ya no es de utilidad para nadie…

 

Ahora observa todo lo que ha surgido y pasa a la acción al respecto.

Elimina lo que no necesites, puedes regalarlo, venderlo o tirarlo, en realidad no importa, pero estarás abriendo un espacio en ti y eso es una acción consciente en Unidad con el deseo universal de crear lo nuevo. Esta es una parte que parece que ya conoces, que has hecho otras veces, y que, aunque sabes que funciona, no entiendes porque al cabo del tiempo el caos vuelve a aparecer en tu espacio, y lo mismo ocurre con tu pensamiento al respecto.

Simplemente la experiencia no está completada, sigues fabricando tu experiencia en la forma desde una mentalidad de separación en lugar de la mente en unidad, ahora vemos cómo podemos completar tu experiencia. 

 

Todo lo que has eliminado lo has hecho desde una mentalidad de juicio en total convencimiento de que algo estaba mal en la estancia, no era buena esa habitación, estaba sucia, desordenada, había objetos, viejos o rotos… y por ello has clasificado los objetos a desechar, regalar o tirar … vamos a mirar esos objetos ahora antes de que desaparezcan de tu casa.

Si era suciedad y ya la has limpiado simplemente observa el recuerdo de ello.

Si era desorden y está ya ordenada igualmente observa el juicio y su recuerdo.

Si eran pensamientos que anotaste léelos de nuevo ahora.

 

Todo era un sentir y una experiencia de separación.

Ahora vamos a vivirla en Unidad.

 

Ves mirando los objetos y deja caer el juicio simplemente diciendo a ese objeto, recuerdo, o pensamiento.

 

Te acepto, eres perfecto para la experiencia de separación que deseaba vivir, ahora elijo una nueva experiencia, una de Unidad y por ello, mi aceptación es Amor hacia ti, deseo que te transformes en la forma en lo que siempre has sido: energía pura de Amor, y lo harás del modo que elijamos en unidad: irás hacia otro hogar, o te reciclarás amorosamente volviendo a la naturaleza. Gracias por estar aquí para mí y Gracias por liberarme.

 

Si en lugar de un objeto concreto es un pensamiento de juicio no importa, puedes hacer exactamente lo mismo como si tuviera una forma física concreta.


Déjate descansar en el silencio, recibiendo el regalo interno de hacer este ejercicio.

 

 

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Vivo en el caos

Bienvenidos. Deshacimiento.

Mi casa y yo. Acepta tu hogar actual.