Un nuevo espacio para vivir.

 


Episodio 12. Un nuevo espacio para vivir.

 

Aunque este episodio da comienzo hablando de un nuevo espacio para vivir, no vas a cambiarte de vivienda a no ser que este sea tu caso específico. En general, la nueva vivienda será la misma, pero con la nueva visión del alma y por lo tanto, si habrá cambios en ella, cambios en la forma, algunos de ellos son de los que vamos a hablar aquí.

 

Tu hogar es nuevo porque tú te has descubierto como un nuevo Ser, un ser amplio y espacioso que abarca todo el espacio que habitas, tus relaciones y tu mundo, eso produce cambios en tu cuerpo y tu mente personal y también por supuesto en tu espacio más intimo: tu casa.

 

Uno de los cambios que seguramente se habrá producido es que necesitas tener más espacio, veamos cómo solucionar esto si no lo has hecho todavía.

El ejercicio de tirar, ordenar y dar lo que no necesitas lo vamos ampliando aquí, ya que ese espacio vacío es algo que cada vez más vas a sentir como imprescindible.

Otro cambio que seguramente vas a sentir que quieres es tener una estancia o habitación para meditar, puede ser tu dormitorio siempre que no lo compartas con nadie más o para otras actividades como trabajar. Lo ideal es tener un espacio donde tu Ser sea lo más importante y esa estancia sea tranquila donde puedas estar en silencio y realizar tus prácticas o meditaciones. Puedes tener un altar con simbología espiritual que te ayude a conectar, igual que te ayudas con los enfoques, textos o audios de música relajante, el espacio te ayudará a conectar más fácilmente con tu Ser.

 

Ten en cuenta que el cambio siempre es interior y que ahora vas a empezar a experimentar como, después del cambio interno o aceptación de tu presente incondicionalmente, se producen mágicamente oportunidades de cambio exterior, es como si el universo te estuviera ayudando, en realidad eres tú, Tu verdadero Ser, Quien está orquestando todos estos cambios, en ese guion perfecto que elegiste fuera del tiempo. Ahora lo estás viviendo, recuerda siempre que primero es el trabajo interior, tu intención tiene que ser clara: Quiero Ver Amor, elijo la Unidad. 

Como siempre pondré un ejemplo para que estas explicaciones no se queden sin comprender.

Supongamos que estás viviendo en una habitación ya sea en casa de tus padres o de tus hijos o de un amigo, y allí tienes tu ordenador y tu espacio privado, ¿cómo voy a poder tener una habitación solo para meditar o como mucho también dormir? 

Bien: Tu elije la Unidad, recuerda las prácticas de la primera parte, entrega tu deseo de experimentar la verdad y verás cómo las oportunidades de cambio de vivienda, o de ampliación del espacio en esta, aparecen muy pronto en tu vida.

Recuerda primero aceptar incondicionalmente lo que ahora mismo tengo y vaciar lo que pueda para crear ese espacio donde ahora mismo estoy. Pedir mi deseo de tener tiempo y espacio para mi Ser, y ese deseo te aseguro que cuando es de corazón está ya concedido.

Si parece retrasarse algo… simplemente observo mis pensamientos que me dicen todo lo que puede interponerse, que me muestran mis miedos, y les digo a cada uno… no sé, solo necesito dudar del miedo, pues la certeza de la verdad aparecerá en mi vida tan pronto como se lo permita. 

Ríndete al Amor y deja que Él se ocupe de traerte las oportunidades para ampliar tu espacio con tu Ser. Y cuando esas oportunidades lleguen… cógelas, no te niegues por miedo al cambio, pues ese cambio es de lo viejo a lo nuevo. O lo que es lo mismo: el cambio es de la experiencia del miedo (lo viejo) a la experiencia del Amor, lo siempre Nuevo.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Vivo en el caos

Bienvenidos. Deshacimiento.

Mi casa y yo. Acepta tu hogar actual.