Mirar con la conciencia global.

 


Episodio 18. Mirar con la conciencia global. (Niveles de experiencia).

 

Vamos a empezar a abrirnos al discernimiento de que hay diferentes maneras de vivir esta experiencia humana. Lo llamamos niveles de experiencia, no para creer que hay un nivel superior o mejor que otro, aunque sí que lo vemos así, si sabemos que hay un nivel donde no se experimenta el miedo o el sufrimiento, pero eso solo es porque todavía hay juicio en la mente.

 

Los niveles de experiencia mental para entenderlo más fácilmente podríamos decir que son básicamente dos, el nivel de identificación con la forma (o nivel de experiencia de separación) donde creo que soy un cuerpo y que estoy separado de los demás cuerpos y de todas las demás formas. Y otro nivel donde puedo experimentar la unidad si me identifico con el nivel Mente total de la experiencia que estoy viviendo.

 

El nivel Mente Una o nivel mental abstracto donde la persona solo es un objeto más en mi experiencia como mente, solo se puede acceder a él si me abro a lo desconocido, es decir si me digo “no se” a todas las explicaciones de los sentidos de mi cuerpo y mi historia que hacen que me crea el personaje desde el cual estoy experimentando.

Es lo que estamos abriéndonos a experimentar aquí.

 

El nivel Mente es un nivel de Poder. 

El nivel de identificación con el cuerpo (la persona y su historia) es un nivel sin poder.

 

Esto es así por mucho que nos moleste (solo molesta cuando te crees una persona), si no te abres a soltar esa creencia con un gran NO SE lo que soy, o con la pregunta:  ¿Quien experimenta? Seguiré sintiendo que no tengo poder.

 

Aceptar el poder es cambiar de nivel de experiencia, y es en el Nivel Mente (mayúscula) donde realmente puedo cambiarla.

Cambiar mi experiencia no necesariamente se refiere a cambiar la forma, la forma cambiará de todos modos, se refiere a cambiar mi experiencia sentida de la forma que estoy experimentando. 

 

El ejercicio de la contemplación me facilita entrar en ese nivel Mente Una, de manera fácil e incluso divertida.

Veamos como:

 

Imagínate en tu paseo por el parque o tu playa favorita o el bosque, aunque ahora mismo no estés allí puedes imaginar con el recuerdo pasado de esa experiencia.

Ahora movamos la imaginación un poco más, e imagina el cuadro completo del bosque, o el mar o el parque incluyendo tu cuerpo, pero no viéndote desde el, sino incluyendo al cuerpo en la imagen del recuerdo, imagínalo viéndolo “desde arriba” o desde una perspectiva donde lo puedas ver dentro del cuadro, ya sea viéndolo delante de Ti o de espaldas … ¿a que puedes hacerlo? Pues acabas de experimentarte en el nivel mental, acabas de “salir del cuerpo” literalmente con la imaginación….

Puede que pienses que no ha sido una salida real del cuerpo, pero te aseguro que ha sido más real de lo que crees… juega con este ejercicio también a incluir tu cuerpo en los lugares donde estés, en un restaurante mientras comes, cierra un momento lo ojos y recuerda toda la imagen del restaurante incluyendo tu cuerpo como una imagen más diríamos “separada de Ti”, esa es la única separación que realmente te servirá para recordar la Unidad… paradojas¡!!

 

Son ejercicios para mirar con la conciencia global, ejercicios que aprendí en “Un curso de Amor” y que me han abierto de un modo fácil y divertido a la experiencia de conciencia de Unidad, practícalos, es el único modo de que comprendas esa expansión. 

 

Cuando te vayas abriendo a la experiencia del Yo Mente, empezarás a recordar tu poder.

 

 

 

 

 

 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Vivo en el caos

Bienvenidos. Deshacimiento.

Mi casa y yo. Acepta tu hogar actual.